© Fantástico 2015

Random Series

En la visión general del conjunto se hacen evidentes las secuelas de la última era de Internet. En palabras del fotógrafo y compañero Jorge Isla: ‘En un solo día del siglo XXI se hacen más fotografías que todas las que se tomaron durante el siglo XIX. En un momento de superproducción visual como el que vivimos (el cual podemos caracterizar como un peligro de intoxicación por imágenes), la labor de aquellos que trabajamos nuestra producción a partir de la captura de imágenes, no es la de aumentar las toneladas de basura visual que contaminan nuestros dispositivos, sino la de focalizar nuestra obra en el cuestionamiento de esa gran cantidad de fotografía.’

Esas secuelas, tales como la sobreproducción de la imagen, la contaminación visual a la que estamos sometidos o el consumo rápido de imágenes derivado de las nuevas plataformas on-line como son las redes sociales, etc., son factores que tenemos asumidos y forman parte del cambio de lectura fotográfica que se ha producido en el s. XXI a raíz de estos fenómenos, los cuales quedan patentes en este trabajo.

Hay que preguntarse qué sentido tiene el seguir fabricando imágenes, qué nos impulsa a seguir tomando fotografías si, seguramente, esas imágenes se podrían conseguir en los miles de bancos que existen en internet (aunque no sean exactamente las mismas) y reciclarlas para darles el sentido que se quiera. La respuesta es que hay imágenes que siguen faltando, que todavía no se han hecho y es nuestro deber buscar, encontrar y mostrarlas.

instagram.com/rocner_